En la vida hay muchas decisiones importantes y una de ellas es dejar de rentar para tener una casa propia.

La mayoría opta por lo más inmediato que es conseguir un crédito hipotecario, pero las tasas de interés son altísimas y el dinero que se paga mensualmente por una casa o departamento, es casi todo el sueldo del mes, por lo cual la decisión de comprar un terreno es más factible y además es una inversión más barata que a la larga tendrá más ventajas financieras.

Te aconsejamos como primer paso, la compra de un terreno a buen precio, con facilidades de pago y que tengas todos los servicios como agua, electricidad y drenaje.

En este caso puede ser que la zona todavía no se vea desarrollada, pero en México las colonias se instalan a más velocidad que antes, si tú estás adquiriendo un terreno, seguramente otros también lo están haciendo.

Ya que tienes el terreno, quizás tengas que esperarte un poco para ahorrar y contratar a la constructora
que hará tu casa, pero si no tienes paciencia quizás puedes pedir un préstamo a un familiar o incluso a un banco para lograr tu sueño de tener un hogar propio.

Si ya tienes el dinero, haz el trato con una constructora que se encargue tanto del diseño arquitectónico como de la construcción y que resuelva cualquier autorización de licencias ante el gobierno, para que mantengas tu ritmo de trabajo y no te distraigas, pues tienes que pagar el proyecto que has encargado.

Si todavía no tienes hijos, quizás no sea necesario que te construyan muchas piezas: una sala, una recámara, cocina, baño y patio de frente y atrás, pueden ser más que suficientes para que comiences a vivir.

Con el tiempo, cuando ya lleguen los niños a la casa, entonces podrás ampliar, pero lo principal es que ya tengas tu construcción.

Esperamos que te sirven estos consejos de M.C. Aguilar Construcciones S.A. de C.V.